Canto III (Mariposa)

mariposa

Mariposa entre la lluvia
esquivas penas y gotas,
tambaleas y te agotas
y así vuelas todavía.

Esta llovizna veraniega,
como invierno en primavera,
daño y destrucción certera,
de huracán, tormenta pliega.

Charcos, pozos, lagos, ríos,
se desbordan acaudalados,
de sus hogares desterrados
huyen tristes y vacíos.

De lo absurdo consecuencia,
contención inexistente,
el supuesto dirigente
nos responde con su ausencia.

Mariposa refugiada
en rincón de telarañas,
tras corrupción y mañas,
a la muerte condenada.

E. Mazariegos (3433)

Nueva Vida

Nueva vida,
regalo celestial,
criatura de Dios,
ángel terrenal.

Llantos, sonrisas,
risas, lágrimas,
un sin fin de emociones.

Espera interminable,
con tan poco tiempo en ella,
momentos angustiantes,
por no decir con miedo.

La espera continua,
y en cualquier momento...
llegara mi HIJ@

para mi esposa... =)

Y allí dejé correr mi imaginación



Y allí dejé correr mi imaginación

Y allí dejé correr mi imaginación, allí comencé a escribir por primera vez, allí me miraron y allí me besaron, en ese maldito y bello lugar, se dio todo lo que debía darse: amor, pasión, amistad, envidia, orgullo, sangre, mucha sangre, muerte y reconciliación; en ese lugar, entonces, me senté y seguí las sombras y los rostros de las personas que pasaban, algunos que me alegraban, otros que de verdad me inspiraban, otros que no y otros que simplemente me avergonzaban, pues no hacían más que no hacer nada, ni por si mismos ni por nadie. Eso me dolía, que no hicieran nada por sí mismos, que de verdad así mismos se necesitaban, pero vagaban en sus escambrosas, borrascosas y amargadas vidas.

Y allí dejé correr mi imaginación, abrazado a tu recuerdo, a tu nunca adiós y tus besos extrañados, a una fría despedida en tu ataúd y por fin abrazado a tu reencuentro en tu reencarnación, a tu clon o a ella, que como quieras llamarle, supo suplir ese espacio. Por eso es que fue allí donde dejé correr la tinta, dejé correr todo lo que por ti no dejé correr y hoy, por fin lo entiendo, hoy por fin te dejo escapar, pues nuevamente dejo volar e infiltrarte en todas las cosas y a mi imaginación, para que sepas que aun te recuerdo y que debes estar aquí, como siempre lo has estado, cuidándome y guiando mi camino, jamás terminado y juntos, lado a lado.

Amistad.



La amistad cuando es sincera
supera cualquier barrera,
no la afecta la distancia,
el tiempo o la discrepancia.

Es un lazo que si es fuerte
no lo rompe ni la muerte,
es un tesoro valioso,
muy único y fabuloso.

El amigo da perdón,
alegría y comprensión.
Tu amistad maravillosa
valoro más que otra cosa.

Suicidio a voces

suicidio
Situaciones desesperantes, soledad,
desprecios e inconciencia, tristeza,
en el placer de no recordar, desgracia,
la mente, el cuerpo y el alma.
Situación fácilmente predecible, final,
harto del necio martirio, destino,
renuencia a la mala vida, muerte,
los restos descansan en calma.
Lento suicidio a voces, temor,
escasa ayuda inefectiva, derroche,
acciones imprudentes, torpeza,
circulo vicioso completo.
Vano lamento tardío, llanto,
incomodidad y culpa, rencor,
presencia que hace falta, dolor
falta de aprecio y respeto.

Quiero pasear por el mundo...


Quiero pasear por el mundoEn tren, taxi, bus o avióny recorrer en canoaslos ríos de nuestra nación.
Quiero ver la torre Eifely el bonito arco del triunfo,pisar el Empire State,decidir mi propio rumbo.
Pero lo más importantede mi viaje sin dudares cruzar cien mil fronterasy a tu corazón entrar.

En la bella oscuridad de un día…


En la bella oscuridad de un día…


   Esta mañana, decidí cerrar los ojos y no abrirlos hasta notar que ya no quedaba luz de día. Así es, me desperté y me cuestioné algunas cosas, también me pregunté otras y concluí una par de cosas que me llevaron a tomar esa decisión. Al principio fue muy complicado, chocaba con las cosas, me sentía extraño, no tenía ni había caminos marcados, no sabía si cuando caminaba iba hacia adelante o iba hacia atrás, no sabía si me dirigía a mi destino o no. Tomando en cuenta que cuento con un poco de sordera, también me costó mucho comunicarme con las personas, puesto que me ayudo un poco de sus labios. Obviamente, con el pasar de las horas no fue diferente, tropezaba hasta con la más mínima arruga de la alfombra, con la más mínima hormiga cabezona y hasta con los más mínimos granitos de tierra en el cemento de la vereda. No podía caminar tranquilo, no llevaba un bastón blanco o un lazarillo.

   En pocos minutos, comencé a recordar lo bello de los colores, sus tonos y matices, sus combinaciones… y pensé en abrir mis ojos, lo iba a hacer, lo estaba haciendo, lentamente comencé a decirme “debes hacerlo Böris, debes hacerlo”, pero sólo alcancé a decírmelo hasta que escuché una voz que me dijo “¿quiere ayuda señor”, era una voz infantil, muy suave y cariñosa, agradable, así como nunca había escuchado, y se oía tan sincera, tan de verdad… así como nunca había escuchado, tal vez nunca me habían sido tan sinceros, sin siquiera estar afirmando o negando algo, de hecho, una pregunta no puede ser no sincera, su pregunta ni siquiera implicaba que él me fuera a brindar su ayuda, simplemente me decía, me preguntaba… él quería saber si yo necesitaba o quería ayuda. Así de simple me detuve en mi triste intento de rendición y así de simple le contesté “me vendría bien una mano”, y de paso elevé una gran sonrisa. El niño me tomó fuertemente la mano y me acompañó por gran parte de la ciudad estrangulándome los dedos, contándome todo lo que había a mi alrededor, contándome lo que la gente susurraba y el cómo la gente me miraba.

   Cuando llegamos a la plaza, el pequeño me describió las aves como bellos animalitos con alas y plumas, de colores azules y blancos, me dijo que se llamaban palomas, sonreí, yo lo sabía, pero me agradaba el cómo lo decía. Más adelante me describió como una pareja de ancianos se besaba, se reía él porque le causaba asco, emitía sonidos y todo, me reí mucho en ese momento. Seguimos caminando y llegamos a la calle principal de mi pueblo, hay poco movimiento, pues no vive mucha gente por acá, me preguntó si quería visitar algo en especial, a lo que contesté que me gustaría pasear nada más y escuchar lo que él dice. Y eso hicimos, caminamos, caminamos y el describía lo que veía. La calle que mencioné es como de dos kilómetro, pero aproximadamente un cuarto de ella es “el centro”, lo cual es penoso, pero a mí me agrada, la cosa es que llegamos más o menos a la mitad de la calle y hay un árbol que me encanta, es grande, frondoso, verde y siempre lleno de aves, le pedí al pequeño que me contara que es lo que veía exactamente en ese momento, a lo que él lenta, suave y tímidamente me contestó “ese árbol es como uno de esos peces que salen en el ‘Discovery Channel’, esos que son bien grandes, bellos, pero malignos…”, eso me pareció muy extraño, por ningún motivo alguna vez se me pasó por la mente que ese árbol, ese que me gustaba tanto, fuese malvado, maligno. Luego, me explicó lo siguiente “…lo veo así porque es lindo, atractivo, así llama a su presa, que en este caso con los pajaritos, pero, en lugar de comérselos, se queda con ellos para vanagloriarse de una belleza superior.” Entonces solté una carcajada muy grande y sentí que, a pesar de no ver nada, todo el mundo me miraba en ese momento.

   Pasamos un rato parados a la sombra del árbol, pues hacía un calor tremendo, poco soportable, de esos que detesto. Ya era bastante pasado medio día y le pregunté al niño si tenía hambre, si tenía algo que hacer y él me dijo claramente que estaba entretenido con lo que hacía, pero debía volver con su madre. Entonces le pedí que me dejara solo, que ya conociera el camino. Nos despedimos, me abrazó muy fuerte y me deseo un buen regreso a casa. A pesar de eso, mi destino aun estaba lejos de mi hogar, quería seguir caminando a ojos cerrados, quería seguir conociendo esas sensaciones diferentes, quería seguir sólo escuchando, sólo oliendo, sólo disfrutando, sólo caminando a ojos cerrados por la oscura belleza de un día sin motivos aparentes. 

   Seguí caminando entonces, y llegué a una especie de río que cruza el pueblo, y me senté en una de las bancas que por ahí hay. Habían muchos niños bañándose, mucha agua fluyendo, muy viva, habían perros ladrando y gatos saltando. Me quedé ahí un buen rato, respirando, simplemente respirando y viviendo. Eso hice hasta que se sentó alguien a mi lado, tenía voz de mujer, me imagino que unos treinta años, se oía muy sensual, muy agradable y tenía un acento medio sureño, lo reconocí a la perfección, además, su voz se me hacía muy familiar.

   Ella, me preguntó qué hacía, por qué tenía los ojos cerrados, lo que contesté con muchos nervios y muy avergonzado “Estoy jugando a ser ciego, suena mal, pero es un experimento. Quiero saber que se siente vivir así, aunque sea tan sólo por un día, y hasta ahora no me ha ido mal… creo.” Ella se acercó más a mí y me preguntó “¿No has hecho trampa” y luego de eso le conté todo lo ocurrido hasta el momento, y enfaticé en que estuve a punto de abrir los ojos PERO NO LO HICE.

   Me levanté, quería caminar y le pedí compañía. Al igual que con el pequeño, no pregunté su nombre. Hablamos de la vida, de sus gustos, de los míos, de su familia de la mía y de todas esas cosas, mientras ella me guiaba tomada de mi brazo. Pasamos por una tienda donde vendían gafas de sol, de esas que no me gustan, que no uso… pero en ese momento yo no lo sabía, ni siquiera sabía dónde estaba, pero ella me dejó afuera un rato, entró a la tienda y al salir me dijo toma y ponte estas en los ojos, me pasó unos lentes de sol en las manos, le dije que no usaba gafas, que no me gustabas, a lo que respondió astutamente “Eres ciego, los ciegos usan gafas, ni siquiera sabes como son, debes usarlas y punto.” Como un tonto sonreí y me las puse. Seguimos caminando, un buen rato, y llegamos a una plaza de juegos, se escuchaban muchos pequeños gritando, cantando, saltando… simplemente jugando como pequeños niños que son. Sentí que me miraban, dimos unos pasos y ella me sentó en un columpio y al parecer se sentó al lado mío en otro. Nos balanceamos y seguimos conversando, ella no describía nada, sólo hablaba y me agradaba escucharla. Pero hubo un momento en que guardó silencio, sentí como si ella ya no estuviera a mi lado y pregunté “¿dónde estás” y siento en mis labios un suave roce de algo muy cálido, suave y sabor a frutilla, sonreí y me eché para atrás, sólo quería abrir los ojos y deduje que lo hizo con esa intención, no abrí los ojos aunque era lo único que quería hacer. También, quise preguntar su nombre, mas no lo hice, le dije que camináramos porque me dolía el trasero y ella se rió de aquello. Le pregunté la hora, porque noté que estaba oscuro, le dije que me dejara en mi casa si era posible. Ella me dijo “Son las siete y algo de la tarde, aun te queda sol, pero… caminemos lentito hacia tu hogar.” Asentí con la cabeza y ella tomó mi mano, asustado la solté inmediatamente y le pedí que mejor tomara mis músculos, en tono de broma claro, soltó una leve risa, muy suavecita y tomó mi brazo. Caminamos unos pasos solamente y luego me agarró el pantalón alguien, me asusté mucho, pues me encontró por sorpresa, me dijo esa persona “¿caballero, cómo le va” y sonreí, era el niño de la mañana y me deseó buen día nuevamente y corrió ella sonrió también, soltó mi brazo y me dijo “te quiero”, desapareció en ese momento. Nuevamente quise abrir los ojos, pero pensé que aun podía estar a mi lado.


   Simplemente caminé nuevamente, sólo un ratito hasta que no sentí luz natural en mis ojos y los abrí, me fui a mi hogar y pensé algunas cosas, tal vez encontré las respuestas que necesitaba y tal vez llegué a las conclusiones que pensé que llegaría… tal vez nada pasó por mi mente y sólo dormí.

Julio Verne



Julio Verne

   Con sueños por alcanzar, con ideas por sangrar y obligado a vivir y obligado a volar, construyo un imperio en las nubes, viajo en el sonido, en el viento y su soplido, en el tiempo y en su aliento buscando señales para empezar y así a todos enseñar que al final en el silencio de sus corazones encontraran la verdad.

   Ahora que esto cobra vida y ahora que mi reino volará, ahora que no pasa el tiempo y ahora que escucharan mi cantar, los hombres sin fe verán que todos pueden llorar, que todo se puede evitar y que el amor los llenará al final.

   En esta fría realidad, mi camino en caballo de piedra me convertirá, grano a grano, gota tras gota de sudor, como acero en el viento, como alquimia en desiertos, como hombre sin elección, como niño en su habitación, soñando en mi alma con ser salvaje, libre y puro, sin domesticar, buscando todo soñar, mi propio soñar inquieto, alimentando mi deseo, mi propia bendición, mi propia maldición, mi propio poder, mi propio final. Mirando a los niños despertar, mirando al día llegar, un nuevo amanecer y la noche lanzar, mi país vuelve a brillar, alegre vuelve al día a saludar sin tener nunca un final, sin nunca su cara desfigurar, sin caer, sin parar.

   Así busco comenzar y así busco terminar, viajando por el mundo, desde Londres a Bombay, de Calcuta a Nueva York, sin parar; desde Islandia al centro de mi Tierra o en mi nave hasta la Luna, son viajes y vidas por comenzar y por crear, recorriendo en globos, submarinos y helicópteros, anticipando la realidad, siendo en la fantasía la misma verdad y la impresión de la análoga autenticidad.

Dame...

Dame tus penas
para sufrirlas contigo,
sabes que el centro
de mi mundo está en tu ombligo.


Dame las gotas
que ruedan por tus mejillas
haré un hechizo
para volverlas cosquillas.


Porque es más duro
tu sufrir que el mio propio
y de mis fuerzas
debo hacer mayor acopio.

No se que hacer


que hago aqui
si ya no tengo deseos de vivir
que hago aqui
si en lo que pienso es en morir.

que puedo hacer
para sentirme feliz
si la amargura
se ha apoderado de mi

que debo hacer
para ser quien fui
para volver a sonreir
y dejar de sufrir

como hacer que
la soledad se aleje de mi
y me permita volver a sentir
que la vida no es solo vivir

que necesito para
ver mas alla del cielo
respirar mas que el aire
escuchar mas que el silencio
y decir mas que palabras.

Déjame quedar contigo esta noche



Déjame quedar contigo esta noche

Déjame quedar contigo esta noche,
en la calle hace frío,
y en mi corazón...
sólo hay silencios que se rompen.
Me siento solo y aturdido,
perdido en el recuerdo de su nombre,
quiero que me lleves al olvido,
y consigas que me sienta denuevo hombre.
Déjame quedar contigo esta noche,
y ámame en silencio,
muy... muy despacito,
entre susurros que me hablen,
entre besos y caricias
que me hagan olvidar todos los reproches
y lo mucho que por su culpa he sufrido.

Fotografía

fotografia
Callado observo tu fotografía,
luces modesta, tierna y contenta,
mi mano ansiosa rosa y tienta,
un instante eterno de alegría.
Ojos inertes, fijos, llenos de vida,
me llenan poco a poco de tu imagen,
y este deseo impregnado al margen,
atormenta a la pasión entumecida.
La sonrisa actuada se ve sincera
y realza la fantasía del boca a boca,
en mi mente se impone y se coloca
la negación de mi realidad austera.
Realidad alterna, vuélvete cierta,
hazme sentir el tono de su risa,
lléname el cuerpo con su caricia,
y que el amor que siento sienta.

Estar enamorado.


Que día tan bonito,
que día tan bello
y el cielo es más divino
junto a tu cuello.

El sol está brillante
y las aves vuelan;
del suelo brotan flores
junto a tus huellas.

Que día tan bonito
estando a tu lado,
todo es color rosado
estando enamorado.

Tania Medina S.

Curiosidad, ideas y algo más

Curiosidad, ideas y algo más

Curiosidad. Intriga. Misterio. Sus ojos me llenan de sin saberes. Sus manos me impiden pensar en lo que hacen... me invitan a desconcentrarme... me invitan a desvariar, tomándolas, apretándolas, rozándolas y no soltándolas. Su cuello me invita a besarlo, morderlo, acariciarlo y no alejarme de él. Tus piernas. ¡OH TUS PIERNAS! Ellas, me invitan a posarme entre ellas, me piden a gritos, si a gritos, que por favor las tome, una a una y las despedace. Tus piernas me piden que las toque suave, lenta y tiernamente, que las recorra desde la punta de los dedos, que roce las plantas de sus pies, que suba por sus tobillos, que siga en sus pantorrillas. Que me quede en sus pantorrillas. QUE HERMOSAS PANTORRILLAS. Que llegue a las rodillas y que juegue un poco con ellas, para luego llegar a tus muslos… lo mejor del mundo, son duros, tiernos y sensuales. Tus muslos, casualmente son un camino, uno sin fin. Tus muslos me llevan a tu entrepierna. Tus muslos me llevan a tu corazón -¡Claro que al corazón! ¿Dónde más?- pero antes, obviamente debo besarte entera. Tus brazos, esas bellas ramas, que para nada son secas como las de un feo árbol, son preciosos, blancos, erizados. Me llenan la piel, me excitan tus brazos. Me impiden pensar libremente. Tus brazos, que separan tus manos de tus hombros, que me alejan de tus pechos, CÓMO!!?? Pero… pero… me gustan tus brazos… ¿me gustas?
Pensamientos. Ideas. Revolución. Tu cintura me da ideas geniales para actuar, me dice en silencio: “tómame”. Mientras yo, acariciándola, la traiciono con tus glúteos, que a su vez me miran de forma sensual, solicitando ayuda, necesita que quite el pantalón, para así dejar sin tapujos a su colega, esa que tanto me llama, me grita que debo entrar en ella. Pero yo, no le hago caso. Voy a tus pechos. Tus bellos pechos. Wow. Los tomo, los acaricio, los tomo, los beso, los rozo y los vuelvo a besar, mientras bajo y vuelvo a tu cintura. En realidad a tu ombligo, sigo bajando con mi boca. Bajo un poco más. Y otro poco. Ahora si ayudo a tu entrepierna. Bajo tu cremallera, quito tu botón. ¡Lo arranco! Bajo tu pantalón. Y te beso. Subo mi mirada y te sonrío. Tú no haces caso, miras con una carita que me apresura. Me precipita a escalar más que con la mirada. Me hace entrar en ti. Me hace penetrar la barrera de la lujuria. Nos hace ir más allá.
No sé si detallar todo. No sé si contar los que ocurrió en el colchón, en la mesa, en la silla de mi escritorio, en la cocina y en la lavadora. No sé si relatar cómo me gustó mirarla en ese momento, o contar cuánto disfruté el mirarla después de lo que ocurrió en el colchón, en la mesa, en la silla del escritorio, en la cocina y en la lavadora. No sé qué decir. No sé si ella estará feliz de que lo relate. No sé si ella estará feliz de que diga que nada pasó.
La miro ahora, y sólo quiero seguir. Quiero volver a besarla. Quiero volver a tocarla. No quiero despertar de este bello y ardiente sueño que nos une en la eternidad. No quiero alejarme de tu ser. No quiero salir de ti. No quiero que tu entrepierna se vaya de mi casa. No quiero que tú te vayas de mi casa. No quiero que esto se acabe. Quiero que el clímax sea eterno. Quiero que tus besos sean insaciables. Quiero que nuestras vidas no alcancen para el gozo de nuestros cuerpos.

¿Quién soy?

quién-soy
Soy Ernesto, un tipo… ¿normal? ni siquiera sé lo que eso significa ¿Puedo ser normal y tener a la vez tantos defectos? ¿Pueden esos defectos ser cualidades? asumiré que sí con la esperanza de no alejarme tanto de este mundo que aunque es odioso, tiene algunas cosas agradables.
Pero entonces ¿Qué soy? ¿Soy un poeta? Mis intentos de poesía son un verdadero asco ¿Un vándalo de esos que dañan la propiedad, o los sentimientos ajenos? ¿Soy un inadaptado, por negarme a aceptar como zombi todo eso a lo que todos están acostumbrados, aún sabiendo que está mal? ¿Soy un buen estudiante, a pesar de mi clara irresponsabilidad, desidia y falta de preocupación? ¿Bastará con sacar buenas notas?
Algunos dicen que soy raro… Tal vez estén muy acostumbrados a las personas “normales” Otros dicen que soy grosero, tal vez mi sinceridad sea muy cruda para ellos… Pero además hay personas que creen que soy amable, solidario y agradable… Probablemente no me conozcan lo suficiente, quizás me conozcan de más.
¿Qué tal una lista de adjetivos que puedan llegar a describir lo que soy? Soy raro, soy normal, soy un artista, soy molesto, soy agradable, soy un inadaptado, soy un buen estudiante, soy un irresponsable, soy grosero, ingrato, astuto, ingenuo, inteligente, tonto, vulgar, absurdo, complejo, sabelotodo, ignorante o inconsistente, soy todo eso y más. Soy una rara mezcla de situaciones, circunstancias, características, experiencias, deseos, creencias, y ambiciones.
Soy un contador, un futuro administrador, un frustrado ingeniero en sistemas, podría incluso decirse que soy muchas cosas más, o al menos intento serlo. Soy lo que soy, por lo que he sido y por lo que quiero ser, Soy el ideal inconcluso de un artista frustrado, soy la obra imperfecta de un ser imaginario, soy el resultado del ambiente social, soy la consecuencia de un destino malformado, Soy Ernesto Mazariegos tan sólo un tipo más… por ahora…

Felicidad Absoluta

Nueva felicidad,
motivos por montón,
circunstancias que cambian la vida,
a una vida mejor.

Regalo inesperado del cielo,
sorpresas, tristezas, enojos,
pero alegría hasta el fin de mis días,
felicidad pura y sincera.

Nuevas actividades,
nuevas formas de vivir,
nuevas formas de aprender,
nueva forma de amar.

Positivismo absoluto,
a pesar de toda adversidad,
siempre hacia adelante.


¡Aquí está Wally!



¡Aquí está Wally!

Por fin lo encontramos.
Después de años de prófugo,
el ladrón de la gorra a rayas
y los jeans locos y azules,
cayó bajo nuestras fuerzas.
Por fin lo encontramos.
Lo encontramos,
luego de usar nuestros ojos 
y tapar con nuestras manos,
debimos llamar al ejercito
y hasta a los ‘pacos’,
ellos también nos ayudaron.
Ni Carmen San Diego,
ni los magníficos,
ni tan siquiera Dexter...
sólo él nos faltaba
y hoy es nuestro.
Buscado entre multitudes
en estadios y teatros,
en ferias y conferencias,
en ciudades y campos,
el maldito rayado,
el maldito roojiblanco,
el Maldito Wally...

¡Oh si! ¡Aquí está Wally!

Pasión Desbordada

Tu piel, tus curvas, tu cuerpo,
sentirlos entre mis manos,
es un deleite de dioses.

Tener tus labios,
besarlos, morderlos, saborearlos,
exquisito manjar embriagante.

Nuestros cuerpos juntos,
quemandonos con la pasión del amor,
con abrazos, besos y mil caricias.

Tus manos acariciándome,
encendiéndome el alma,
como si estuviera entre mil soles.

Contemplarte con una sonrisa en tu rostro,
tus ojos llenos de pasión desbordada,
y tus brazos sobre mi pecho sin ánimos de soltarse.

Te amo mi vida, gracias por estar con migo,
te amo mi cielo, me encantan todos los momentos juntos,
te amo corazón, te amo mi nena, te amo mi princesa!

Caravana de belleza

caravana
Ya van a ser las seis,
y me preparo para la puntual caravana de impactante belleza.
Faltan pocos minutos,
y me acomodo en primera fila, ansioso y deseoso de ver el espectáculo.
Ya se escuchan los pasos,
y vislumbro la alegórica maravilla que tanto he estado esperando.
¡Hola y adiós!
Tanta espera ha valido la pena pues me has visto y me has saludado.

Quiero un mate... Quiero fumar tus labios...



Quiero un mate... Quiero fumar tus labios...

   Quiero un mate, uno bien cuchichea’o... quiero tus besos, esos bien da'os... porque besarte me vuelve el weón más feliz de este universo, me vuelve un loco, me vuelve un músico sin instrumentos, sin compasión y sin sentimientos más que la hermosa realidad del amor, de la vida amada… Quiero mirarte a los ojos, esos bien hermosos, esos bien pomposos, cariñosos y sigilosos… quiero poder corromper tu andar, quiero que tropieces en mi camino y me des el más fuerte grito de tu maldad… Quiero poder fumarme tus labios, quiero poder besar un cigarrillo y comerme tu cuerpo entero… Quiero poder beber de boca, quiero poder embriagarme de tu corazón… pero por sobre todo quiero, que tú puedas besar mis labios, quiero que tú puedas disfrutar de una noche en mis brazos, y luego, esa noche, se transforme en dos, en tres, en cuatro y en todas las noches… Quiero que esas noches se transformen en días y que cuando abras tus ojos, me veas a mi… veas a este insignificante hombre a tu lado, pues es porque así un insignificante hombre se transformará en un ángel, pues solo ellos pueden poseer tal privilegio de gozar del amor y del placer de tal ser… Quiero que tu mirada me dé ese mate, con el que podamos conversar horas tras horas, mezclarlo con agua ardiente, para que esas conversaciones se hagan más intensas y nos enojemos de tanto pelear… para así, poder hacer uso de mis habilidades de seducción, y llevar mi disculpa a una relajada pasarela de pasiones y aglomeraciones de hormonas revoloteando en el andar de tu caminar impaciente… quiero que esa pasión, que desbordará la libertad, se vuelva pura inhumanidad, se transforme en la deslealtad absoluta de la verdad, le mentiremos a las mitad, sino a más, le mentiremos a los Dioses sin piedad, a la amargura de la soledad, puesto que nuestros corazones se perderán en la humedad de la ingenuidad de esos seres sin realidad, sin igualdad y sin agua de vanidad…

   También quiero, que luego de haber hecho todo eso y más, me refiero a haber disfrutado de el mate, de las peleas y de la cama, oh si, esa cama, en donde peleamos por ver quién ama mejor, por ver quién lo hace mejor, si, quién disfrutara más del otro, quién se aprovecha más del placer del otro, quién goza más con la realidad alterna a la realidad de la humanidad… Sí, quiero que después de aquello, en que ninguno de los dos resultó más ganador que el otro… quiero poder fumar tus labios, suavemente como un puro con sabor a chocolate y frutilla, quiero poder morder esos hermosos labios que posees en tu hermosa boca que está en tu hermoso rostro, el cual está en tu hermoso cuerpo, que es posesión de tu hermosa alma… Quiero saborear el humo de saliva, quiero poder recorrer nuevamente tu cuerpo, quiero, claro, que esta vez no luchemos, sino, esta vez solo disfrutaremos al cien por cien nuestro amor, el verdadero amor, ese que solo se puede sentir después de hacer lo que ya hicimos…

   Quiero beber ese mate bien cuchichea’o y quiero poder fumar tus labios...


Acrostico

Bienvenida


Degradación crepuscular
¡Con que elegante tranquilidad
se combina el cielo de colores!
Engalanado con tenue amarillo
desde lo alto de la montaña oscura,
con lila y azul hasta el infinito,
para recibir a su amante luna.

Locura en una nube



Locura en una nube

En una nube surque tu cielo, 
tu voz me dio ilusión, 
tu silencio me dejó un desgarro...
me rompió el corazón.

De tus ilusiones tomé la fuerza
…para volar en la eternidad
…para romper los caminos
…para llegar a la verdad

La vida es el ahora, 
no el ayer perdido, 
ni el ayer muerto, 
menos aún, el mañana no nacido. 

En una nube surqué tu cielo,
sentí tus caricias en mi cuerpo
la pasión nos arrancó la vida,
nuestro amor se hizo el mejor verbo.

Necesitamos amar y ser amados, 
y al amor, darle permiso, 
que no triunfa, quien al menos no ha luchado...
que no vive, quien no ha amado.

Infinitivos

infinitivos
Pensar, florecer, huir.
Pensar que tu me quieres,
florecer de felicidad,
huir a la fantasía.
Soñar, despertar, trabajar.
Soñar con lo imposible,
despertar a la realidad,
trabajar para olvidar.
Ver, atender, beber.
Ver el oscuro firmamento,
atender a tu dulce voz,
beber la desolación.
Vivir, sentir, sufrir.
Vivir en el silencio,
sentir que no te tengo,
sufrir pensando en ti.
Masticar, tragar, suspirar.
Masticar el día a día,
tragar las circunstancias,
suspirar en cada caso.
Correr, crecer, merecer.
Correr hacia el futuro,
crecer ante tus ojos,
merecer más que un desdén,

Reír, subir, morir.
Reír sin darme cuenta,
subir al mismo cielo,
morir sin más que hacer.

¡Me sorprendió!


¡Me sorprendió!

En algún lugar de este pueblo
oscuro y desolado,
un hombre de corazón destrozado,
de alma penante en vida
y totalmente desesperado,
está a punto de su historia terminar,
pues al frasco está sujetado,
cual borracho a la barra de un bar,
casi preparado para hacerlo
y siempre despuntado
al valor suficiente 
para evitar el próximo final.
¡Me sorprendió!
Ya sólo ocurrió lo que no debía ocurrir,
la victoria se asoma
a su destino escrito con miedo,
a su camino rodeado de sombras.
Tras tragar y beber,
sin límite de cantidad
al pasar unos minutos de sanidad
un dulce sabor en sus labios
recorre sus sentidos,
su brazo izquierdo
se pone muy entumecido,
como si hubiera sostenido sobre la mesa,
un par de horas, un gran pesa.
Ya al momento final,
la cabeza se le vuela
y se pierde en las tinieblas,
el corazón se le aprieta y estruja
arrodillándolo al polvo,
arrodillándolo a la negra cara
de un muerte que no lo esperaba,
de verdad pensé que no lo lograba.

Este querer

shield
Así quiero que me quieras
tanto como yo te quiero
para así quererte tanto
como tanto tu me quieras.
Quiéreme cuanto te quiero
cuando quieras y como quieras
cuando quieras que te quiera
quiéreme tanto como quieras.
Te querré tanto como quieras
y tanto querré que me quieras
para quererte cuanto quieras
y me quieras tanto también.
Quiéreme y así te querré
y cuando quieras te querré
para compartir este querer
cuanto puedas yo podré.

Carne y Hueso


Carne y Hueso

Cuando cae la noche, cuando se asoman esas bellas nubes para esconder la luna, cuando comienzan a caer gotas de vida y alegría, cuando se moja mi cuerpo entero con esa Alejandría...
...es entonces cuando te veo... y creo... que sin ti todo es feo... pierde sentido el deseo... tu alma acompaña mi credo... tras ese cedro... tu alma sube el cerro... que en mi corazón tiene al engendro... ser de oro e incienso... como en tu caminar por aquel lienzo... veo el comienzo... respiro tu esfuerzo... y pienso... que la vida se acabó sin tus ojos, lo que presiento... es el reverso... el verso... al ser de carne y hueso...
Me aleja la estima de la compasión, me acerca la idónea fantasía de tu ser. “¡Já!” Dirán cuando me escuchen. Más yo sé que la inescrupulosa falta de sentido me da la razón a lo que digo. La completa falta de risa en sus llantos por mi desesperación, me da la alegría de verte de vez en cuando.
PARASIEMPRE. Tal vez sea un inconfundible sentir de emociones que no se pueden incorporar al querer humano. Tal vez sea tu presencia la que no me deja tener precisión en mi persona, en mi ver, en mi actuar, en mi hablar; eres tú la que lo logra todo, incluso, el que un ser tan incompleto, pero tan llevado a ser como sí mismo, así como sólo soy yo, sea un ser tan completa e incorpóreamente diferente a sí mismo en este abismo como lo soy yo al tenerte así, claro, como lo mencioné, en frente tuyo.
“Sin tu amor mi vida muere”, dijo una canción, más perpetuamente yo viviré, contigo o sin ti, pero es contigo con quien quiero vivir, tal vez sólo un día, tal vez sólo una semana, tal vez PARASIEMPRE, pero no es ahora cuando te tengo, sino ayer, sino mañana, sino siempre.
Eres una mujer, como cualquier otra. No eres especial para nadie.
Como me gustaría poder decirlo así de fácil como se escribe, sin tenerte en frente, pues es una farsa. ¡Eres tú! De carne y hueso, desnuda, mostrando tu armadura de piel. Eres normalísima. Eres una mujer, como cualquier otra. Así me gustas. Tan normal que eres más linda que las demás. Tan normal que eres más inteligente que las demás. Tan normal que me llevas al cielo por años y aun no te tengo. Tan normal que aun te pienso, a pesar de todo, aun te pienso. Eres mi hembra de carne y hueso. ¡Eres tú!

Juntos

Sueño contigo,
estando juntos por siempre,
con una sonrisa,
de oreja a oreja,
abrazados sin soltarnos,
con alegrías y tristezas,
pero luchando juntos,
ambos con varios sueños,
iguales y diferentes a la vez,
pero con un mismo fin,
seguir adelante y hasta mejor,
pasando años tras años juntos,
dos corazones juntos,
luchando, siendo uno solo,
haciendo que mi corazón lata,
lata de alegría,
lata de amor,
lata por ti.

¡TE AMO!


El cambio


El cambio

Esta mañana debía acompañar a un amigo al médico, tenía que mostrarle unos exámenes y luego nos iríamos a jugar ‘PLAY’. Todo salió mal. Por gran desgracia su doctora era muy guapa y sensual, parecía un poco desviada de la realidad e inmadura, mas no pude evitar mientras ella hablaba con mi amigo, escribir en su libreta de certificados que la quería invitar a almorzar “¿Quieres almorzar conmigo Soy el amigo de tu paciente J.J.C., y sólo quiero almorzar contigo, si aceptas mándame un mensaje a este número y ojalá que él no se enteré o me matará. B.”

Habíamos llegado a la casa de mi amigo y eran como las 11am y mientras él me boleteaba en PES2011 recibí un mensaje de texto, uno que nunca pensé recibir, para ser bien sincero, pero que afortunadamente llegó, decía “Está bien, juntémonos en la esquina del centro comercial y nos vamos a algún lugar, procura venir a pie para yo manejar, nos vemos a la 1pm, se puntual. Beso, Fernanda”. De ahí en más, sólo pude decirle a J. que era mi hermana y debía ir a la casa, acto seguido, corrí a preparar la comida. Dejé algo a medio preparar y la fui a encontrar. Todo fue extraño al principio y claro, sus primeras interrogantes fueron aclaradas a medida que me las preguntaba, mi edad, el qué hago, qué tengo, etc. Me pareció aun más superficial de lo que pensaba antes, pero no dejaba de atraerme. 

Ya en mi hogar, afortunadamente solos y mientras conversábamos simplemente me miraba y no pronunciaba palabra alguna, se veía preciosa. De pronto, sonó su teléfono y contestó muy a prisa, como si estuviera esperando esa llamada desde hace ya algún tiempo y se estuvieran demorando demasiado. No cuestioné su actuar, de hecho, me tocó a mí esta vez... la observé detenidamente, su sonrisa, su mirada coqueta mientras me miraba y decía “creo que tiene algo”, a lo que no pude evitar pensar que hablaba de mi, luego dijo “luego hablamos, ahora no puedo”, ahí comprendí que o hablaba de mi o hablaba con algún amante suyo... o tal vez su esposo.

Nuestra conversación siguió y me sugirió jugar a algo, en lo posible un juego de mesa, sólo tenía ajedrez y precisamente no pensé que fuese una jugadora, pero se lo ofrecí y me dio una gran sorpresa. Ella poseía una capacidad analítica sorprendente... o tal vez sólo tuvo suerte, eso me llevó a pedirle algo, por primera vez no ataqué como un lobo, sino que me comporté como un perro de caza y le pedí un beso, se sonrojó por completo, sonrió y me dijo “eres muy pequeño para mí, eso no está bien” yo sonreí también, le guiñé un ojo y dije “Es justo lo que pensaba. Jaque mate”. Me levanté de mi silla, tomé la reina blanca del ajedrez y la puse en su mano, acto seguido, la llevé a la cocina, tenía listo mi almuerzo. Comimos muy a gusto, o al menos eso me pareció a mí, nuevamente ella me observaba y sonreía, y decidí sentarme a su lado u no al frente, como eran nuestras posiciones, no sé por qué pasó eso por mi mente, mas no lo hice, sólo sonreí y le pregunté si tenía pareja, un novio, esposo, alguien con quien saliera... mi sorpresa fue grata cuando me contó que estaba soltera desde hace un tiempo, no pude evitar una sonrisa de satisfacción, no pude evitar sonreír aludiendo a mi felicidad, no pude evitar sonreír y mirarla cálidamente... y ella no pudo evitar sonreír y mirarme tímidamente.

Ya en el balcón, sentados y fumando un cigarrillo de sabor a menta, conversamos de la vida, conversamos de su familia, de sus estudios terminados hace algún tiempo, de su carrera y su trabajo... evité hablar de mí, me sorprendió su vida, me sorprendió sus capacidades, de poco en poco dejó de ser sólo una cara bonita, una simpática mujer y una agradable conversación, también sumó a eso una interesante conversación, con firmes puntos de vista, un historia interesante y una agradable mujer. Fumando ya el cuarto o quinto cigarrillo y con una cerveza en la mano de cada uno -lo que también me agradó bastante-, empezamos a observar a los vecinos de los otros edificios y a los de las casas de abajo, empezamos a hablar sobre ellos, sobre sus mascotas y a imaginar lo que decían, también les hablamos y nos invitaron a una fiesta para esa noche. En determinado momento, y no sé cómo, la estaba besando tiernamente y con mis manos sólo en su cintura, al parecer no le agrado y dijo “deja eso carajo y bésame firme”, no pude evitar reír mucho y contagiarla a ella. Nos paseamos por todo el pequeño balcón haciendo un espectáculo más o menos importante. Nunca conocí a una mujer así de interesante.



Mente en Azul y Negro



Mente en Azul y Negro

Mente en Azul y Negro,
eso es lo que soy,
una simple-mente,
una impura-mente.
Que  mi alma mueve,
frágil y rápida-mente,
entre mundos y...
y posibilidades.

Mente en azul y Negro,
cristalina-mente,
oscura-mente,
mueve mis músculos y...
mi corazón late,
mi corazón libre,
mi corazón siente,
mi corazón hambre.

Mente en Azul y Negro.
Brillante-mente,
oscura-mente,
bella-mente.

Mis manos tiritan
al tocar tus labios,
al tocar tu alma,
al escribir en tus cabellos.

Mi mente, esa azulinegra-mente
canta al guiar mis manos,
al guiar mis labios,
al guiar mis cuchillos de tinta roja...

Mente en Azul y Negro,
despiadada-mente
demente-mente.
Destruye todo a su paso
creando nuevas mentiras
creando nuevas verdades
buscando nuevas y...
e indestructibles



Tiempos Futuros

Actos sin odio,
pero sin sentimiento,
momentos de enojo por estúpidas situaciones,
pensamientos sin fundamentos,
(como que solo ellos sintieran el hecho)
actitudes sin iguales,
simplemente ridículas,
palabras con doble sentido,
pero un solo significado,
la estupidez personal y el egoísmo hecho uno,
mente y cerebro, cerrados,
mente con uso indebido y pensamientos ilógicos,
actos con fundamentos tontos,
robo intelectual y de libertad,
actos de defensa agresiva a flor de piel...

... personas sin valor social,
aparentando ante sociedades varias,
mascaras que se deshacen,
con el tiempo y con acciones,
decepción para muchos...

...su tiempo llegara.

Visitantes

free counters
desde el 03/08/09

Search

Cargando...

Mi lista de blogs

Etiquetas

Licencia

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia Creative Commons.

Contador de Visitas

dreamweaver statistics

Comenzando desde el 02/12/2008

Escritores...

01) jjop_215 (Juan Jose Ordoñez)
(Guatemala)
02) .:.Hæressia.:.
(Venezuela)
03) Lobo Azul
(Guatemala)
04) 3433 (E. Mazariegos)
(Guatemala)
05) XANA
(Mexico)
06) Esther Vigoa
(Mexico)
07) bragnagon
(Mexico)
08) Böris Edgård
(Chile)
09) Tania Mendia S.
(Colombia)

y tu porque no estas en la lista??

Interna - Externa

Entonces, he de convertirme en piedra, solo así abre de contemplar los ataques elementales, sin ser casi percibido, siendo cada ves, mas elemento.

O tal ves viento y llenar los resquicios vacíos del espacio, escudriñando diminutos orificio, escapándome de los dedos.

O quizás, fuego, y volverme ataque fulminante y asesino, ser al mismo tiempo dador, regalándote destellos y luces.

Posiblemente agua, para escurrirme constante y de súbito entre peñascos y abismos inimaginables.

Pero seguiría siendo limitado, mi fin seria marcado por el inicio del otro, quizás deba ser todo al unísono, y no, no lo soy y veo, y veo como tus diminutos brazos alcanzan el todo infinito, y como tu voz llena todo el espacio, y todo resquicio es llenado por tus fulminantes ojos color verde fantástico, realizo, me veo humano, me veo mortal.

INTERNA EXTERNA…(La Tona). ORGULLO GUATEMALTECO

Subscribe via email

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

cBox

Con la tecnología de Blogger.

Entradas populares

Seguidores

Archivo del blog

FaceBook

ShareThis